En ABC de un Músico

En ABC de un Músico

Los amantes de la música pueden pasar horas rasgueando sus guitarras, encerrarse en el garaje de sus casas todos los domingos para tocar con “la banda” o pedir siempre el mismo regalo de cumpleaños: ese instrumento tan deseado que aún no han podido adquirir.

Los amantes de la música pueden pasar horas rasgueando sus guitarras, encerrarse en el garaje de sus casas todos los domingos para tocar con “la banda” o pedir siempre el mismo regalo de  cumpleaños: ese instrumento tan deseado que aún no han podido adquirir.

Ese puede ser un buen comienzo pero para convertirse en músico profesional se requiere mucho más que de pasión y fanatismo. Se precisa de  mucha práctica y de muchos años de estudio. Un músico profesional debe poder dominar el instrumento que toca y esto demanda disciplina.

Suele decirse que hay gente “con talento” o habrán escuchado decir que tal “tiene oído”.  Hay personas que desde el inicio tienen más habilidad para la música que otras. Algunas se llevan mejor con las cuerdas, otras con los teclados, otras percutiendo tambores. Pero todo talento y oído son plausibles de ser desarrollados, podemos llevarlos al máximo de su potencial con trabajo y perseverancia.

Todos los instrumentos llevan de un tiempo de práctica para que el cuerpo  y las habilidades motoras y sensoriales se acomoden a él. Entrenar la voz, las manos,  los dedos, el soplido, o lo que sea se utilice en cada caso, se hace con amor, pero también con constancia.

De todos modos, cuando un músico ejecuta un instrumento no es sólo técnica y virtuosismo lo que necesita para hacerlo bien, sino que tiene que poder transmitir algo con ello. En inglés “tocar” un instrumento es “play”,el mismo verbo utilizado para “jugar”. El músico juega, se divierte, crea, imagina, expresa una idea o un sentimiento a través de su música. El músico es un artista. Las personas con perfil artístico se caracterizan por ser sensibles, creativas, innovadoras.

Todo aquel que quiera hacer de la música su profesión en algún momento debe “salir del garaje” y buscar las herramientas necesarias para continuar el camino hacia el profesionalismo. Cuantas más herramientas posea, mejores serán sus posibilidades de desarrollar la carrera, y más ricas y mayores las formas de expresar su arte.

Naturaleza del Trabajo:

Un músico profesional está capacitado para participar como músico ejecutante en espectáculos, conciertos, comedias musicales; eventos  en hoteles, cruceros, etc; ser músico sesionistapara diferentes orquestas o grupos musicales ; componer música para  espectáculos, publicidades, bandas sonoras, para otros músicos intérpretes; arreglar música para otros músicos, para orquestas; coordinar y dirigir orquestas; transmitir sus conocimientos, dar clínicas, “master classes”, coordinar talleres y proyectos artísticos, ser docente en colegios  o entrenar a otros músicos; crear sus propios métodos de enseñanza, fundar sus propias escuelas de música, etc.Por lo general,  realizan varias de estas actividades simultáneamente, ya que muchos de los trabajos mencionados suelen darse por temporada y no son estables. Algunos de ellos también requieren una preparación o especialización aparte.

Paralelamente, la mayoría de los músicos suelen trabajar y “poner su corazoncito”en su propio proyecto musical, ya sea proyecto solista o  banda; componen, graban, se presentan en diferentes lugares como parte de la promoción, hacen giras, etc. Este proyecto musical propio puede estar avalado por una productora o ser realizado de manera independiente; con lo cual tienen que buscar la manera de auto-sustentarse.

Ser músico profesional  y “firmar un contrato millonario con una productora” o “ser descubierto” son mitos más que realidades; puede suceder, por supuesto, pero no le sucede a la mayoría, y en todo caso es producto de un recorrido previo; lleno de todos esos múltiples factores ya mencionados: habilidades; trabajo; estudio; disciplina y un alto grado de vocación, que funciona de sostén para la perseverancia.

Tips para quienes estén pensando en hacer de la música su profesión:

Hay muchas y variadas opciones para la formación de un músico, tanto formales como no formales. Los Conservatorios y las Escuelas de Música son los semilleros de grandes músicos, y hay mucha oferta de educación pública y gratuita. Allí no sólo adquirís los  conocimientos necesarios : lectura musical, ritmo, armonía, composición, etc; sino que además  te relacionás con otros músicos y teponés en contacto con el ambiente artístico.  Si ya tocás un instrumento  y tenés un nivel interesante, podés presentarte a las audiciones y ver la posibilidad de comenzar la carrera en tramos más avanzados que el inicial.

Planificá tus tiempos.  Además del tiempo de cursada en la Institución en la que elijas estudiar tenés que calcular un tiempo, por lo general un tiempo diario,  para entrenar  la ejecución de tu instrumento, esto será necesario para rendir las materias prácticas.Procurá también contar con el espacio adecuado para la práctica.  Hay instrumentos que necesitan más lugar, como una batería, o que precisan de un espacio acustizado, para no estorbar con los sonidos muy fuertes. Hay horarios en los cuales se puede “hacer ruido” y horarios en los que no.  Si en tu casa no contás con las comodidades, una alternativa es alquilar una sala-estudio junto a otros compañeros, así costean los gastos de forma grupal y se reparten los horarios para estudiar. Más avanzados en la carrera es un espacio que pueden utilizar para dar clases a otros músicos iniciantes que precisen ayuda.

Formarse de manera independiente, con profesores particulares, constituye otra de las posibilidades con sus pros y sus contras. Te da más libertad de horarios y podés hacerlo a tu ritmo, pero vas a necesitar de mucha auto-disciplina para ir avanzando en los temas. Es una buena alternativa siempre y cuando cuentes con un perfil emprendedor y seas pro-activo , ya que requiere tener la capacidad de ir eligiendo los contenidos a ser aprendidos y las capacidades a ser desarrolladas e ir cumpliendo plazos estipulados.  Si esta es tu alternativa y querés llegar a un nivel profesional, entonces tenés que elegir profesores de primera línea, los mejores en la disciplina que elijas. Asesorate acerca de la oferta de docentes existente ytené en cuenta que sus clases suelen ser costosas.

Un mix entre la educación formal y otras clases extra para especializarte en ciertos estilos, ritmos o instrumentos de tu interés es lo ideal. Y siempre que puedas volvé a ese “garaje” amateur a encontrarte con la pasión y el kaos propio del artista,  necesario para seguir manteniendo viva la llama de la motivación y la inspiración.

LToffanin
SUBSCRIBER
PROFILE

Posts Carousel

Últimas notas

Autores

Más comentadas

Videos