Los posgrados, un pasaporte a los mejores puestos ejecutivos

Los posgrados, un pasaporte a los mejores puestos ejecutivos

La oferta de estudios se amplía al ritmo de la evolución del mercado laboral

Tener o no tener un título de MBA puede ser un factor discriminante para un joven profesional que aspire a ocupar un puesto ejecutivo en alguna corporación importante, por lo que hoy son pocos los que pueden darse el lujo de no contar en su haber con una competencia semejante.

Felizmente, en la Argentina los jóvenes profesionales y también los profesionales jóvenes tienen a mano una creciente oferta de estudios de posgrado, aunque no todas las instituciones ofrecen programas rigurosamente aprobados por la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau). Durante la próxima feria de Consortium, que se realizará el 29 y 30 de este mes, algunas de las universidades más prestigiosas estarán presentes para informar a los visitantes sobre objetivos, metodologías y contenidos que mejor se ajusten a las expectativas personales. Incluso en la feria se realizará el Ciclo de Capacitación al Joven Profesional (las vacantes son limitadas, por más información comunicarse por el 5520-0004).

“Para nosotros, posgrado son todas aquellas actividades académicas que superan determinado número de horas, las que están aprobadas por la Coneau -afirma Luis Vergani, director de posgrados del ITBA-. Desde hace años en la Argentina esta legislado por ley el alcance de esta palabra con sus tres categorizaciones, que son especialización, maestría y doctorado. Es decir, no se puede utilizar livianamente.”

Con una carga de 365 horas netas mínimas de clase presenciada, el ITBA cuenta hoy con 500 alumnos cursando posgrados y otros 700 en distintos programas de educación continua, donde el más demandado es el de Proyect Managment. Por tratarse de áreas específicas de la tecnología, la casa se reserva el derecho de admitir a los recién egresados de las carreras de grado.

“La mayoría de los estudiantes tienen más de 30 años. Creemos que para el grueso de nuestros cursos hace falta traer algún bagaje de experiencia aparte del estudio, es decir, no recibimos gente recién salida del grado, menos en temas enimentemente tecnológicos, que son los más numerosos y que combinan la tecnología, las finanzas, la comercialización y las clínicas de gestión. Pensamos que es imposible de cumplir esa promesa que algunos les hacen a los jóvenes, de que por ser un gran promedio una persona de 24 años puede cursar un MBA y a los 26 ya estar en el fast track”, agrega Vergani. La evolución del mercado plantea nuevos desafíos y las universidades se ajustan a ellos a la hora de diseñar sus planes de estudios. El Departamento de Economía de la Universidad Torcuato Di Tella agregó a su menú dos programas de educación ejecutiva que antes de 2001 no existían: el de Econometría y el de Actualización en Economía Avanzada. Respecto de otras áreas de estudio, inauguró la maestría en Estudios Internacionales, el máster en Periodismo, el programa de Economía Urbana se convirtió en maestría y se lanzó el Programa Internacional de Derecho Tributario. Los estudiantes, por ejemplo, que cursan posgrados en finanzas son en su mayoría contadores y economistas egresados de la UBA cuyas edades rondan los 27 y 30 años. “Los más concurridos son los posgrados en negocios: MBA, Executive MBA y la Maestría en Finanzas -explica Karina Chrempacz, directora de Admisiones de Posgrado-. Seguramente se debe a que son los que tienen mayor salida laboral y repago de la inversión. El mercado lo pide. Aunque la persona no tenga muchas ganas de realizar un posgrado en estas áreas, sus trabajos lo requieren, o creen que cursando estos programas tendrán mejores oportunidades laborales, y económicas.” En el caso de Ucema, durante la década del 90 amplió sus posgrados y en especial la maestría en Administración de Empresas se orientó a tres nuevas áreas: Mercado de Capitales, Finanzas Corporativas y Aspectos Legales de las Finanzas, que actualmente cursan cerca de 130 alumnos de más de 26 años y con experiencia laboral. “Estas reorientaciones fueron inauguradas en 1995 -explica Edgardo Zablostsky, director de la maestría en Finanzas-. En el caso de los abogados, necesitan conocimientos de finanzas, en especial si cumplen roles importantes en compañías financieras.” 

MGambier
SUBSCRIBER
PROFILE

Posts Carousel

Últimas notas

Autores

Más comentadas

Videos